TEXTOS PERDIDOS, Uncategorized

La noche

La noche… Comienza… Despliega sus alas hasta la morada de los sueños que se dibujan en la mente de un niño travieso. ¡Adelante! Acaricia los vientos como si fuera la piel de ese ser inquieto. .. Desciende recogiendo cada uno de los besos que marcan el sendero, ese que dejaron los ángeles kilómetro tras kilómetro en nubes de algodón y caramelo…