TEXTOS PERDIDOS

Donde ni llegan las palabras

Me moví más allá de los confines donde ni siquiera llegan las palabras.

Me trasladé a través de tus labios, y sentí el latido del ardor de tus besos.
Afinqué las expectativas de mis sueños entre los recovecos de tu pecho muy cerquita del corazón, y descubrí como los desalientos se escapaban entre la calma de tu calor.

 

 

Anidé irrefrenables deseos entre las costuras de tus pensamientos, esas que nunca se deshilachan.
Decidí arrojar el ancla en los mares de tu alma desafiando a las calmas y las tempestades…